Campiña

Guadalcacín deja de sufrir los malos olores de la Azucarera

Pulpa remolachaPulpa remolachaEn las puertas de la azucareraGuadalcacín dejará de soportar los malos olores y las molestias que produce el almacenaje de pulpa de remolacha que realiza la Azucarera en las antiguas instalaciones de la entidad local; después de que el Ayuntamiento de Jerez haya revocado la licencia provisional que le había concedido para este uso.

La alcaldesa de Guadalcacín, Nieves Mendoza, se ha sentido “muy satisfecha de que el Ayuntamiento de Jerez haya escuchado la voz, fuerte y clara, de nuestros vecinos y vecinas”. De hecho, hay que recordar que hace sólo una semana, en el transcurso de una asamblea vecinal a la que asistió el delegado municipal de Urbanismo del Ayuntamiento de Jerez, Agustín Muñoz, varias decenas de vecinos y vecinas dejaron claro este extremo en un encuentro que tuvo momentos tensos por el reproche repetido de que un año atrás la alcaldesa de Jerez, María José García-Pelayo, había empeñado su palabra en que no volverían estas molestias; y pocos meses después concedía una nueva licencia, dado que es el Ayuntamiento matriz quien ostenta las competencias en esta materia.

Para Nieves Mendoza, “es importante para nuestros vecinos y vecinas que se haya revocado la licencia provisional de almacenaje que se concedió, porque su bienestar es lo primero; pero también lo es que Azucarera sea diligente en el desalojo de las instalaciones y en el traslado de todas esas toneladas de pulpa, en el plazo que le ha dado el Ayuntamiento de Jerez”.

“Nosotros”, continúa explicando la alcaldesa, “no queremos perjudicar ninguna actividad empresarial; simplemente consideramos que ésta debe realizarse donde no perjudique a las personas. Es todo. En ese sentido, agradecemos al Ayuntamiento de Jerez y especialmente a Agustín Muñoz la diligencia que han demostrado, ahora sí, en este proceso de revocación”.

Hay que recordar que el pasado año, el Ayuntamiento de Jerez concedió una licencia provisional de almacenaje y secado al aire libre de pulpa de remolacha que provocó no sólo malos olores sino numerosas molestias en forma de nubes de insectos. Posteriormente, en septiembre; la alcaldesa de Jerez aseguró que no se volvería a conceder licencia para este uso; una licencia que no se extendió para el secado; pero sí para el almacenaje de la pulpa ensilada en grandes plásticos que ahora ha sido revocada.

To Top