agricultura

COAG reclamará el modelo productivo del olivar andaluz el próximo 10 de octubre

La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos –COAG- Andalucía ha  hecho públicos los motivos por los que el próximo 10 de octubre esta organización agraria va a acudir a Madrid, a las puertas del Ministerio de Agricultura, para reclamar medidas urgentes que impidan el desmantelamiento y desaparición de un sector socioeconómicamente clave en Andalucía como es el del aceite de oliva.

1,56 millones de hectáreas (distribuidas en un 94% almazara y 6% aceituna de mesa), 200.000 familias olivareras, más de 18,7 millones de jornales, son algunos de los datos del sector del olivar en Andalucía. “Y este modelo productivo del aceite de oliva, centenario y sostenible, que genera riqueza y fija población, está en peligro”, asegura Miguel López, secretario general de COAG Andalucía, quien ha comenzado la comparecencia ante los medios, acompañado de Juan Luis Ávila, secretario general de COAG Jaén y responsable de Olivar de COAG, y de Ramón García, secretario general de COAG Sevilla, diciendo que “no estamos pidiendo dinero, sino que se aplique la ley, que haya un precio justo, que se evite la especulación y el expolio que está ejecutando la industria a los productores de aceite de oliva”.

López ha destacado que se trata de un sector con suma importancia para el ámbito rural y desde la perspectiva cambio climático, porque es sostenible (la mayor parte es olivar de secano). “¿Por qué, entonces, estamos así? Porque hay desidia, porque consumidores y productores estamos olvidados por parte de la política agraria, porque hay mecanismos para ordenar los mercados que no se adoptan, como es el caso del almacenamiento privado, porque la Unión Europea está pasando del asunto y porque están pasando nuestras instituciones”.

Entre los objetivos que se plantea la convocatoria están: activar el almacenamiento privado y actualizar los umbrales de referencia, controlar a través del Ministerio de Hacienda el tránsito del aceite importado, las producciones internas y asegurar el origen, calidad y trazabilidad de los aceites nacionales, reformar la normativa del aceite de oliva, obligando a identificar en el etiquetado el país de origen y la trazabilidad., modificar la ley de cadena agroalimentaria para que se tipifique como infracción la venta a pérdidas y diseñar un plan anual de inspección y control del mercado, dirigido a comprobar el origen, categoría y la pureza del aceite de oliva.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

To Top