Cultura

Estella rinde homenaje a sus primeros docentes llegados a partir de 1971

Estella del Marqués ha aprovechado el Día de Andalucía para rendir un sentido homenaje a los nueve primeros docentes, hombres y mujeres, con los que contó la entidad local, allá por los primeros años 70. Durante más de tres décadas, José, Aurora, Angélica, Pilar, Mª Ángeles y Mª Ángeles, Carmina, Rufi y Luis…. los primeros docentes en llegar, y levantar el sistema educativo de la entidad local, no sólo han formado a casi tres generaciones de estelleses y estellesas sino que han contribuido a gran parte de la vida personal y social del alumnado y de la propia entidad local. Han sido mucho más que maestras y maestros, y el homenaje era casi obligado.

«La idea surgió del equipo de Gobierno», ha explicado el alcalde de la entidad local, Ricardo Sánchez,»porque estos docentes ya jubilados, han estado muy presentes en la vida de muchísimas personas en Estella, todo el mundo los recuerda no sólo por su labor en el colegio sino por su implicación en muchos otros aspectos», asegura. «Además, nos parecía que era idóneo que coincidiera con el 40 años de democracia, los valores que promueve, como la educación, y los logros que hemos conseguido». Unos logros y unos recuerdos que ha desgranado Sánchez en el acto institucional en el que ha rememorado, entre otras cosas, cómo los padres querían que sus pequeños llegasen antes del colegio, para ayudar en la parcela.

Pilar, la primera maestra en llegar, en 1971: «las cosas más bonitas de mi vida, las he vivido aquí».

Una de las emocionadas homenajeadas ha sido Pilar Chamorro Santamaría. Ella fue la primera maestra en llegar a la ELA, lo hizo en 1971. Desde entonces y hasta 2007, momento de su jubilación, desarrolló no sólo una labor docente de tres décadas y media, sino toda su vida personal y familiar en la ELA, donde continúa implicada en su desarrollo y en causas sociales. «Aquí he tenido mi vida», asegura. De aquellos primeros tiempos, hace ya 49 años, recuerda que «Estella era mucho más pequeño y éramos solo tres compañeros, así que teníamos muchísimos niños». Respecto al homenaje, con mucha emoción explica que ella es de pocas palabras, pero apostilla, «las cosas más bonitas de mi vida, las he vivido aquí».

 

To Top