Campiña

Torrecera lidera una iniciativa solidaria de fabricación de mascarillas para el hospital de Jerez

Daniel Fernández y Cristina Vidal son los artífices de una iniciativa solidaria desde Torrecera con la que pretenden colaborar a producir uno de los productos que más se demandan en esta época de confinamiento forzoso a consecuencia de la alerta sanitaria decretada por el Covid-19, el de las mascarillas.  Hoy mismo, de hecho, está previsto que comiencen a cortar el material, según un protocolo que han ideado, validado por sanitarios y con una población voluntaria para coser que ya alcanza el centenar de personas, lo que les permitirían producir alrededor de 3000 mascarillas al día

Según ha explicado a Noticias del Jerez Rural el propio Daniel Fernández, él, gerente de una empresa de producto, y su pareja, Cristina, aficionada a la costura, querían colaborar de alguna manera, «así que comenzamos a investigar, ya que yo por mi trabajo estoy acostumbrado a ello. Hicimos inicialmente un prototipo, que cosió Cristina, y que enviamos a una familiar sanitaria que tenemos en Alcorcón, con la idea de que nos validase el modelo. Seguimos investigando, porque estamos teletrabajando en casa, y afinamos no sólo con el diseño, sino también con los materiales, algodón y un tejido TST sintético que tiene una porosidad adecuada, y con la fórmula concreta para terminar el proceso, que incluye el lavado y el planchado a alta temperatura».

«Después», afina Daniel, «se lo planteamos al Ayuntamiento de Torrecera, porque creíamos que canalizarlo a través de una institución era lo más adecuado, y al alcalde se puso a nuestra disposición para la logística; y también contactamos con un médico amigo de la familia en el hospital, José María Lobatón, para tener ese necesario acuerdo».

La iniciativa, sin embargo, no quiere «crear una falsa sensación de seguridad. Las mascarillas no cumplen la normativa quirúrgica, pero sí son un apoyo para evitar la propagación», han explicado los artífices del proyecto. Por eso, una vez que lleguen al hospital será desde el centro médico donde hagan la selección final del destino.

En la actualidad, Daniel tiene a toda la empresa 3DALIA, teletrabajando como él y también comprometida en el proyecto, creando una base de datos, filtrando por zonas y proyectando la logísitica. «Ya tenemos una capacidad productiva importante», asegura, «que hemos conseguido casi desde el momento en que comenzamos con la difusión, a través de amigos y grupos de WhatsAPP».

A pesar de que inicialmente fueron los vecinos y vecinas de Torrecera quienes se sumaron a este proyecto, menos de 24 horas después de comenzar con su difusión, Cristina y Daniel ya tienen ofertas de colaboración de muchos otros puntos de la zona.  De hecho, ante la avalancha de ofrecimientos, se ha habilitado un formulario online para facilitar la inscripción de las personas interesadas. Si quieres acceder a él, puedes hacerlo desde aquí

To Top