Campiña

A vueltas con el agua de La Barca

La Barca sigue decidiendo quién gestionará su agua

La Barca sigue decidiendo quién gestionará su agua

La concesión de la gestión del agua en La Barca de la Florida vuelve a estar en boca de vecinos y vecinas después de la celebración de un pleno extraordinario el pasado martes, que en nada supuso un avance en la situación. El alcalde de la entidad local, Alejandro López, solicitó de la oposición tiempo para estudiar las diferentes opciones que asegura que tiene sobre la mesa, dejando claro que la propuesta que manejan los tres ayuntamientos pedáneos que pretenden una gestión pública con «Aguas de la Sierra», no es la mejor opción.

A pesar de las presiones y del numeroso público que se congregó en el salón de plenos, y que incluso tuvo que quedarse fuera -hay que recordar que los indignados de La Barca y la Coordinadora en Defensa de la Gestión Pública del Agua se han manifestado en contra- la propuesta del alcalde fue la de seguir estudiando las distintas posibilidades que se le ofrecen, hasta un total de cinco.

De hecho, tanto la oposición como la Coordinadora temen que se trate ganar tiempo para decantarse finalmente por el proyecto de Aqualia, como el consistorio jerezano. Consideran, según un comunicado emitido por la Coordinadora, que “están apurando el tiempo para que no se pueda hacer otra cosa que entrar por Aqualia; hay que tener en cuenta que el Estatuto que se ha inventado la alcaldesa de Jerez, puede “patrocinar” los cambios de gestión que se hagan sobre las competencias que tienen asignadas las pedanías, por lo que una vez este estatuto sea vigente, en unos dos meses, nos podemos ver que sea ella la que decida sobre nuestro agua y no va a ser menos que para el resto de los jerezanos, se le vería el plumero demasiado; por lo que llegado ese momento ya nuestro flamante alcalde se “lavaría las manos”, ya que la decisión, la tomarían desde Jerez y él se disculparía con el “no he podido hacer otra cosa, me viene impuesto”.

De hecho, la Coordinadora, «se lamenta de la actitud del gobierno local de la Barca y de sus prácticas difamatorias sobre todo el que se opone contra su decisión de privatizar, o se manifieste en favor de lo público y del interés de los ciudadanos». Asegura, además, que desde La Barca no se ha remitido ninguna información a este consorcio público ya que «las otras tres pedanías ya tienen cerrada la operación y son muchas las ventajas para sus ciudadanos. Desgraciadamente, solo son tres de las siete entidades locales jerezanas; de ser más en el mismo proyecto, las ventajas se incrementarían, ya que con casi el mismo dispositivo técnico y laboral, se puede cubrir el servicio de forma más coordinada y barata».

To Top