Campiña

Asaja pide reducir el fisco del olivar

Los dirigentes de Asaja mantuvieron ayer su primer encuentro formal con la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, con el fin de informarle de las principales preocupaciones de los agricultores y ganaderos andaluces, como lo son la crisis de precios, la reforma de la PAC (Política Agraria Común), robos, heladas y sequías.

Durante el transcurso de la reunión, Asaja ha destacado la necesidad de reducir la fiscalidad agraria para los olivareros andaluces, un sector que ha quedado excluido de la reciente orden de reducción de los módulos fiscales publicada por el Ministerio de Hacienda en el BOE (Boletín Oficial del Estado).

Según una nota de prensa de Asaja, la Orden que rebaja los índices de rendimiento neto en los módulos fiscales ha dejado fuera al sector del olivar andaluz, que lleva cuatro años de pérdidas y ha sufrido una agudización de su crisis de precios en el ejercicio de 2011, “lo que provoca una situación injusta, dado que no se puede tributar por unos beneficios que no se han obtenido”, informa el documento.

Con el objetivo de evitar esta situación, los representantes de Asaja mantuvieron el pasado viernes una reunión con los responsables de la Secretaría General de Hacienda, a quienes se les entregó la demanda y los datos que Asaja ha enviado también al Ministerio de Agricultura, “unos datos que reflejan que el sector del olivar no obtuvo beneficios en 2011, dado que los ingresos obtenidos por la venta de la producción no permitieron cubrir los costes de la explotación”, expone la nota.

Durante el encuentro, Asaja aprovechó la ocasión para informar a la delegada sobre las negociaciones para la reforma de la PAC, de las graves pérdidas sufridas a causa de las heladas y la sequía, y de los cada vez más robos que se están produciendo en el campo, un asunto con el que la delegada se ha mostrado especialmente receptiva.

Por su parte, la delegada se ha comprometido a trasladar la petición de Asaja al Gobierno y ha informado que se va a incrementar la coordinación con los agricultores y ganaderos, mediante la celebración de reuniones específicas en cada una de las ocho provincias, para conocer los problemas concretos e incrementar la vigilancia y las medidas de disuasión de manera planificada.

To Top