Campiña

Mesas de Asta, el sábado en el Museo Arqueológico

El yacimiento arqueológico de la barriada rural de Mesas de Asta ,y en concreto, los orígenes y la historia de los colgantes de coralina encontrados en ella serán protagonistas este fin de semana en el Museo Arqueológico, dentro del programa didáctico «La pieza del mes». Mariano Torres Ortiz explicará este sábado todos los pormenores en este espacio que tendrá entrada libre y gratuita.

El Museo Arqueológico Municipal y la Asociación de Amigos del Museo ofrecerán este sábado, 27 de abril, a las 12,30 horas, una nueva sesión del programa didáctico ‘La pieza del mes’ que tiene por objetivo profundizar en el conocimiento histórico, artístico y material de una pieza perteneciente a las colecciones del Museo. En esta ocasión, el profesor Mariano Torres Ortiz, del Departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense explicará con detalle el origen y la historia de los colgantes de cornalina de Mesas de Asta. El profesor explicará que en el yacimiento de Mesas de Asta, emplazamiento de la romana Hasta Regia, se han recuperado dos colgantes de cornalina en forma de cariópside de loto o de adormidera, uno de ellos hallado en la campaña de excavación efectuada por Manuel Esteve Guerrero en 1942 y otro en la prospección intensiva llevada a cabo por personal del Museo Arqueológico de Jerez en 1993. Asimismo existe en los antiguos fondos del museo un tercer ejemplar sin procedencia exacta, pero que podría tener el mismo origen.

De muy pequeño tamaño, estas cuentas fabricadas en un material exótico e inexistente en la Península Ibérica, atestiguan la existencia de contactos con los primeros navegantes fenicios llegados a las costas gaditanas en un momento que se puede situar de mediados del siglo IX a mediados del VIII a.C., con lo que se cuentan entre los primeros objetos orientales llegados a tierras jerezanas. La materia prima con la que se han fabricado estos objetos, la cornalina, no existe en la Península Ibérica, pero sí es muy abundante en Egipto donde probablemente se fabricaron estos objetos o desde donde se exportó a las ciudades costeras fenicias donde fueron convertidos en las cuentas que los arqueólogos hemos recuperado en la actualidad.

Así, no es de extrañar los numerosos ejemplos de este tipo de cuentas en Egipto, donde se ha recuperado un importante lote en las excavaciones españolas efectuadas recientemente en la necrópolis del Tercer Período Intermedio en Heracleópolis Magna, con una cronología idéntica a la de las piezas recuperadas en Mesas de Asta, aunque se conocen piezas más antiguas que remontan a la XVIII Dinastía.

En el ámbito mediterráneo, las piezas más antiguas proceden de la tumba 9 del área I de la necrópolis chipriota de Kition, donde las importaciones micénicas del Heládico Reciente III B permiten fecharlas en el siglo XIII a.C., mientras que en el ámbito griego proceden ya de contextos del siglo XII a.C. en necrópolis del Heládico Reciente III C de Coo y Perati. En el caso de la cuenta de Lípari, procede de un contexto del Ausonio II, que se inicia en un momento final del Heládico Reciente IIIC, es decir, en el siglo XI a.C., aunque se prolonga hasta el siglo IX a.C., por lo que pudo llegar a la isla con las navegaciones tardomicénicas o ya con las fenicias. En nuestro entorno más cercano, piezas de estas características se han recuperado en el fondo de cabaña de Pocito Chico (El Puerto de Santa María) asociadas a materiales tartésicos y fenicios de fines del siglo IX e inicios del VIII a.C. en un contexto material idéntico al de Mesas de Asta, además de otra más procedente de la Sierra de San Cristóbal junto a materiales similares, en un área muy cercana al asentamiento fenicio del Castillo de Doña Blanca, y, finalmente, una más que formaba parte del collar del tesoro de Ébora (Sanlúcar de Barrameda) y que se fecha en los siglos VI-V a.C.. Por ello, en esta zona la introducción de estas piezas se produce en un momento cronológicamente posterior a Grecia y las Islas Eolias y dentro de una corriente comercial que hay que atribuir ya a los fenicios.

 

 

To Top