Cultura

Más de mil personas han participado en la Escuela de la Naturaleza y el programa Paseos al Atardecer del Zoobotánico.

El teniente de alcaldesa de Protección Animal, Jaime Espinar, manifiesta que el Gobierno trabajará para poder celebrar ambas actividades no sólo en verano sino durante el resto del año. 

«Estamos muy contentos por el éxito, una edición más de la Escuela de la Naturaleza y los Paseos al Atardecer, celebrados durante los meses de julio y agosto, en el Zoo. Más de 150 niños y niñas han participado en la primera y más de 900 participantes ha contado la segunda actividad. Cifras muy importantes, que nos llenan de ilusión, sobre todo, este año del 70 aniversario del Zoobotánico”, ha manifestado el teniente de alcaldesa de Medio Ambiente y Protección Animal, Jaime Espinar durante la clausura de ambas iniciativas educativas y medioambientales.

Durante el acto, Jaime Espinar participó con los niños y niñas en el enriquecimiento ambiental realizado a los linces ibéricos y en la exposición llevada a cabo por el responsable del Zoo en el Proyecto Eremita, Miguel Ángel Quevedo, sobre el presente y futuro de esta especie en peligro de extinción.

También el teniente de alcaldesa ha participado en uno de los Paseos al Atardecer, que durante julio y agosto se han llevado a cabo de la mano del monitor, Luis Rodríguez. “Esta visita a una hora diferente y mágica ha sido una verdadera maravilla. Lo digo yo y todos aquellos con los que pude compartir las explicaciones de Luis Rodríguez. Un verdadero lujo”.

Respecto a la Escuela de la Naturaleza y los Paseos al Atardecer, Jaime Espinar ha manifestado que el Gobierno “va a trabajar para que ambas actividades puedan ser disfrutadas en verano y también el resto del año”.

También el teniente de alcaldesa ha querido agradecer al equipo del Zoo su implicación con las actividades, así como “resaltar la buenísima e importante labor efectuada por los monitores Lola, Ana, Rubén, Luis y voluntarios del Zoo. Un gran equipo que hace que cada año ambas iniciativas sean un exitazo. No podemos olvidarnos de la labor que se hace para concienciar y sensibilizar de la importancia que tiene el cuidado y respeto por las plantas, árboles y animales”.

En esta actividad los participantes se convierten en auténticos naturalistas y descubren la vida diaria del Zoo: el cuidado de los animales salvajes, su manejo, alimentación y, en la medida de lo posible, participación en esas tareas diarias. Asimismo, conocen los lugares que habitualmente no se muestran en las visitas como los dormitorios de los chimpancés, preparar dietas de carnívoros y herbívoros, entrar en instalaciones o preparar polos refrescantes a base de frutas y verdura. A todo esto se le une las visitas al Área de Recuperación de Especies Amenazadas (AREA) y la nursería.

Otro apartado de la Escuela es, sin duda, el conocer la historia del arbolado del jardín botánico que cuenta con especies de todos los continentes.

Finalmente, conocen los grandes naturalistas y exploradores de la historia, realizan paseos por el parque, participan en juegos y aprenden en el laboratorio, Museo de Osteología, biblioteca y vivero, terminando cada jornada con juegos de agua y espuma.

To Top